A partir del 1 de julio entrarán en vigor en la Unión Europea las nuevas normas europeas del IVA. La medida, específicamente dirigida al comercio electrónico, tiene como objetivo simplificar los trámites comerciales, reducir las cargas administrativas y reducir la brecha entre el IVA esperado y el cobrado en los países miembros de la Unión Europea.

 

La regulación del IVA del comercio electrónico tiene un impacto directo en los comerciantes en línea, las plataformas digitales o "marketplaces", los operadores postales, las empresas de mensajería y transporte y, por supuesto, los consumidores de la UE.

 

Para la mayoría de las operaciones, el IVA sobre las ventas a consumidores finales está ahora a imposición en el Estado miembro de destino, es decir, las facturas emitidas por el sujeto pasivo a un consumidor tendrán que referirse a la tasa actual del IVA del país de destino de las mercancías.

 

Los importes de IVA aplicados a los clientes son:

Portugal  23%
España  21%
Francia  20%

 

Todos los precios de los artículos de Paw Natural contienen el IVA del país del Consumidor final, que se recalcula al finalizar el pedido.